Internos en el festín de las letras

 
Las revistas literarias han sido milagrosos faros que han iluminado los  escarceos de muchos escritores. En Colombia, publicaciones como Mito, Letras Nacionales, Puesto de Combate y Odradek, han servido para abrigar a cientos de poetas y narradores, que con la exultante intrepidez del noviciado creador, han confiado en un  editor sus primeras obras. Desde la legendaria Bronce, que fundara el novelista Augusto Ángel Santacoloma, en el Huila han existido publicaciones esporádicas que sobreviven gracias a la valentía de un quijote que se esfuerza por cultivar la inteligencia, en una  tierra más proclive al jolgorio sampedrino y el ruido que aturde,  que al sosiego de la reflexión y el silencio que estimula. Cuatrotablas es la publicación cultural del Huila, que con la fe propia de los marineros curtidos, se ha conservado con vigor, alcanzando ya 15 ediciones en su provechosa existencia de 35 años. Su director, el poeta y gestor cultural  Amadeo González, visitó el Centro de Formación Agroindustrial La Angostura el pasado 11 de agosto, para presentarnos el más reciente número de su revista, compartir algunas de sus ficciones, relatarnos detalles de su proceso de invención y obsequiarnos muchos libros. La actividad, coordinada por el grupo de apreciación literaria del internado y el equipo de bienestar aprendices, congregó a más de 80  jóvenes, todo ellos ávidos de literatura y arte, y se prolongó por dos horas en las que las  manecillas del reloj dieron una tregua en la despedida del día, para confabular en favor del diálogo, la poesía y el cuento.